Volcán Pinatubo

Llevábamos cinco meses en Asia y aún no habíamos estado en la cima de ningún volcán, así que aprovechamos que teníamos que estar dos días en Manila para esperar a un buen amigo, y visitar el Pinatubo. Habíamos leído varios blogs que explicaban como llegar hasta allí, pero ninguno nos aclaraba del todo, el tiempo necesario para llegar. Lo único que teníamos claro era que aterrizábamos en Manila a las dos de la mañana después de una escala de tres horas en Kuala Lumpur, saliendo desde Singapur. Así comenzaba la primera yincana nocturna filipina, y en Manila, una ciudad con fama de ser peligrosa…

wp-1455282153651.jpg

Aventura nocturna

Una vez en el aeropuerto de Manila teníamos que coger un taxi (ojo, coged sólo los que llevan taxímetro, que son los amarillos), para llegar hasta la estación de autobuses de Victoria Line, ubicada en el barrio de Pasay. Nos costó unos 170 pesos (3 €), la verdad que bastante barato. Una vez en la estación, tuvimos la suerte de que el siguiente autobús hasta Capas (ciudad a la que hay que llegar para visitar el volcán), salía a las tres y media de la mañana, así que fue llegar y subirnos al bus. Hay otras compañías que viajan hasta Capas, pero habíamos leído que Victoria Line estaba muy bien. En Filipinas, como en casi todo Asia, el importe se paga dentro del autobús. Normalmente suele ser un chico joven con un fajo de billetes en cada dedo, el que te cobra según la distancia que vayas a recorrer. Una vez más, volvimos a morirnos de frío en el trayecto, y eso que íbamos con abrigos, pero lo del aire acondicionado es muy fuerte. Menos mal que de vez en cuando paraba y nos bajábamos a comprar unas brochetas de lechón a la brasa. Riquísimas.

wp-1455282173638.jpg

Unas tres horas después, justo antes de amanecer, y después de haber pagado 170 pesos cada uno (3 €), nos despertó el chaval de los billetes para decirnos que habíamos llegado a nuestro destino, Capas. Y allí que nos bajamos con las mochilas a cuestas para negociar un triciclo (así llaman a los tuk tuk en Filipinas), que nos llevaría de Capas hasta Santa Juliana, nuestro destino final. Desde allí podríamos hacer la excursión para ver el volcán Pinatubo. Conseguimos bajar el precio hasta los 300 pesos (5,5 €), y recorrer los 20 km de distancia mientras estaba amaneciendo, con viento, bastante fresquete, los mocos colgando y un cansancio de aupa. El conductor nos llevó directamente hasta uno de los dos guest houses que hay en el pueblo, y así conocimos a Allan y su mujer, una pareja de filipinos maravillosa. Era el Hermogina guest house, y negociamos una habitación privada para unas 26 horas exactas, por 800 pesos (15 €), con desayuno incluido. Sobre las 7 de la mañana, muertos de cansancio, decidimos meternos en la cama para dormir hasta que el calor de Filipinas nos sacase de las sábanas.

wp-1455282192683.jpg

Preparando la excursión

Sobre las dos de la tarde nos despertamos con mucha hambre, así que nos pusimos en marcha para recorrer la aldea en busca de algo de comida. No hay muchos turistas que se queden en esta zona. Casi todo el mundo duerme en Capas o Los Ángeles, y van desde allí para hacer la excursión del Pinatubo. Pero pasar un día en Santa Juliana tenía mucho más encanto. En realidad sólo había una carretera principal y casitas muy humildes a los lados. Después de caminar dos minutos ya nos habíamos salido del pueblo, así que nos pusimos a preguntar a los locales donde comer. Acabamos en la Cantina de Tina, una señora que cocinaba guisos de madre donde la carne de cerdo era su punto fuerte. Cominos platitos pequeños con arroz, y de postre nos ofreció el “halo-halo”, muy parecido a un postre malayo hecho a base de hielo, coco, judías, gelatina y caramelo. Muy rico pero una bomba de calorías.

Para bajar un poco la panza, fuimos a conocer la zona del río de Santa Juliana, y nos fuimos metiendo hacia el interior para descubrir la Filipinas más pobre y local. Casas de bambú y metal, con niños llenos de porquería y descalzos, que se ponen a jugar con cualquier cosa que pillan. El paisaje era muy verde y bonito, pero como siempre en Asia, todo lleno de basura.

wp-1455282209275.jpg

Habíamos venido hasta Santa Juliana para hacer la excursión por el volcán, y necesitamos contactar con alguien que nos explicara bien como llegar hasta el cráter. Después de ir a la oficina de turismo (por decir algo, porque ni era oficina ni había turistas), fuimos hasta el otro guest house del pueblo que resulto ser del hermano de Allan, Alvin. Descubrimos que para llegar al Pinatubo había que pagar sí o sí una excursión cerrada que consistía en; un jeep para un máximo de cinco personas, con conductor y guía local, que te llevaba río arriba hasta la zona durante una hora y media, y luego otra hora más de trekking por la falda del volcán. El precio variaba según el número de personas que compartieran el jeep. Nuestro casero nos dijo que no nos preocupáramos, que él y su hermano se encargarían de conseguirnos gente para compartir, y que no nos saliera tan caro.

De rally por el río

Y así fue, a las 5 de la mañana ya estaba Allan llamando a nuestra puerta para levantarnos y decirnos que en diez minutos teníamos que estar en la oficina de turismo para compartir jeep con dos personas más. Y dicho y hecho, conseguimos hacer todo a la velocidad de Flash, y en menos de ocho minutos estábamos preparados para que nos llevara en su moto hasta allí. Al llegar alucinamos con la cantidad de gente que había a esas horas: un montón de turistas, locales vendiendo palos, y chavales del ejército haciendo su ejercicio mañanero. Allan nos presentó a su hermana que fue la que se encargó de todo. Ella nos explicó que es el gobierno el que organiza cuándo y cómo deben salir los jeeps, y que guía va con cada grupo.

wp-1455282247466.jpg

Total, que veinte minutos más tarde, justo al amanecer, ya estamos montados en un viejo jeep que se caía a trozos, dispuestos para estar una hora y media dando botes, mientras íbamos por un río de cenizas con un paisaje espectacular. En el camino nos fuimos cruzando con gente local, que según nos contaron nuestros compañeros filipinos de excursión, eran de unas tribus que vivían cerca del volcán, y que a veces bajaban a Santa Juliana a comprar y vender alimentos. A pesar de que los asientos eran bastante incómodos, disfrutamos como niños pequeños mientras el conductor iba metiéndose por caminos imposibles con piedras gigantes y riachuelos.

Como fuimos el segundo jeep en salir del pueblo, cuando llegamos al punto de salida del trekking solo había un coche más. Pero ésto no es lo normal, en fin de semana puede haber más de cien jeeps. Briconsejo: si vais, hacedlo entre semana y madrugad lo más posible. Intentad id los primeros, antes de que llegue la marabunta.

Trekking hasta el cráter

Y así comenzamos el ascenso hasta la cumbre, mientras nos cruzábamos con niños de las tribus de las montañas, ríos amarillos de azufre y paisajes impresionantes. Nosotros estábamos a tope pero a nuestros compañeros les pesaba un poco el culo… Aunque al guía le daba bastante igual y seguía tirando hacia arriba a un ritmo de locos. Nos contó que en temporada de lluvias no hay excursiones y mientras tanto él se dedicaba al cultivo de arroz. También nos dijo que había más de 500 guías en el pueblo, por lo que sólo trabajaba unos tres o cuatro días al mes. Todo esto sin que él hablara inglés y sin que nosotros habláramos tagalo. Nos hemos hecho unos expertos en conversar en idiomas inventados a base de inglés básico y señas.

wp-1455282223401.jpg

Y de repente, después de una hora de caminata suave, llegamos al cráter del volcán. Allí estábamos nosotros solos en ese lago de color turquesa, rodeados por montañas de cenizas y vegetación. Nos quedamos con la boca abierta durante unos minutos como dos tontos, hasta que sacamos nuestra cámara para sacar miles de fotos. Está claro que las fotos no le hacen justicia al sitio.

wp-1455282307525.jpg

Una vez a los pies del lago, el guía nos contó que estaba prohibido bañarse desde que una turista americana se muriera de un infarto hacía unos años. Nos dijo también que el agua cambiaba mucho de temperatura según la zona del lago donde estuvieras, incluso había zonas donde el agua esta ardiendo, literalmente, y que no había ningún pez en el lago por las altas concentraciones de azufre del agua. Como dato curioso, el gobierno había tenido que construir un drenaje artificial en el cráter para que en la época de lluvias no se desbordase el lago e inundara todo el valle de la zona.

wp-1455282280634.jpg

Y justo cuando una manada de turistas empezaba a bajar al cráter, nosotros decidimos largarnos de allí corriendo para volver hasta los jeeps. Habíamos sido muy afortunados de poder estar en silencio con ese paisaje espectacular. ¡Recordad! ¡Hay que madrugar y hacer la excursión los primeros para disfrutarlo más!

La vuelta fue exactamente igual, un trekking de una hora hasta el jeep, y después hora y media de vuelta a Santa Juliana. Al final nos salió la excursión por 1500 pesos (28 €) a cada uno, bastante bien de precio. Alrededor de las doce de la mañana ya estábamos recogiendo las mochilas de nuevo para poner rumbo a Manila. Estábamos muy entusiasmados porque esa misma noche venía una persona desde el otro lado del mundo para estar con nosotros el resto de días en Filipinas.

Os dejamos con un tema nuevo de Miss Caffeina, uno de nuestros grupos españoles favoritos.

2 thoughts on “Volcán Pinatubo

  1. apasionadosporviajar

    Hola

    Estoy mirando para hacer un trayecto como el vuestro en marzo 2019 a Pinatubo. Me podéis dar la dirección exacta de donde cogisteis el bus a Capas en Manila ? , Pasay está cerca del aeropuerto no? Es q es un lio monumental lo de los buses. Fuisteis y preguntasteis por capas y os dijeron el bus q fuera no? Veo q hay asientos como en primera clase, os suena?

    Muchas gracias y espero q merezca la pena porque el periplo se las trae. He mirado para ir desde manila pero cobran 100 euros por persona. Viajamos un miércoles y claro

    Reply
  2. Carmina

    Qué pasada! tengo previsto ir en agosto y leyendo foros veía que era muy caro, pero haciéndolo como vosotros está muy bien de precio. ¿En que época del año fuisteis?
    Gracias por compartir 😉

    Reply

Deja un comentario