Viaje hasta India

De los creadores de “dormir en una moqueta zarrapastrosa en el aeropuerto de Dubai” llega… “pasar la noche tirados en un suelo lleno de bichos de una estación de trenes en India“. A continuación explicamos el por qué…

FRONTERA DESDE NEPAL A INDIA

Abandonamos Nepal con un autobús que nos llevó desde Sauraha a Sunauli por 650 rupias nepalíes a cada uno, unos 5 €. Fue un viaje de cuatro horas en un cutre bus al que ya estábamos acostumbrados con sus mismos adelantamientos temerarios y pitidos insoportables. Al final ya te haces a ciertas cosas y parece que no te afecta tanto. Aquí os dejamos una foto con Raj, el de la agencia de viajes de Sauraha, antes de emprender el viaje.

wpid-picsart_09-09-10.19.09.jpg

El autobús nos dejó a 2 km de la frontera con India pero en la misma estación cogimos una especie de mini van, más cutre aún, donde nos llevaron como sardinas en lata y casi sin poder respirar hasta la misma garita de inmigración por 15 rupias cada uno, 12 céntimos por restregarnos contra el sudor del otros, menos mal que  solo fueron 5 minutos.

En la frontera tuvimos que ir a que nos sellasen el pasaporte los nepalíes, para dejar constancia de que salíamos del país; y después entrar en India y hacer lo mismo, esta vez para controlar nuestra llegada. No hagáis como nosotros que íbamos embobados y pasamos de un país a otro sin ninguno de los dos sellos. Menos mal que nos avisaron. En cualquier caso, ¡lo conseguimos, estábamos en India! Y muy rápido todo para ser una frontera, la verdad.

wpid-picsart_09-09-09.36.29.jpg

LLEGADA A INDIA

Entrar en India ya fue todo un impacto para nuestros ojos y nuestros oídos. Todo super sucio, más pitidos aun, y lleno de gente abordándote para ofrecer su medio de transporte. Nos habían alertado sobre esto y no íbamos haciendo mucho caso a ninguno. Fuimos directos a cambiar algo de dinero y a la estación de autobuses para coger el primero que saliese hacia una ciudad India que nos pillaba de camino a Varanasi y donde podríamos coger un tren: Gorakhpur. Cuando pensábamos que no podíamos ir en un autobús más horrible que los que ya conocíamos nos equivocábamos. Podía ser aún peor. Mirad el cuadro de mandos del cacharro que nos llevó durante 5 horas.

wpid-picsart_09-09-10.16.37.jpg

Durante el camino lo que más nos sorprendió fue la cantidad de monos, vacas, personas y suciedad que había por todas partes. Éramos los únicos occidentales y la gente que pasaba con sus coches y motos por la carretera se nos quedaba mirando como si fuésemos extraterrestres.

La llegada a Gorakhpur fue horrible. Fuimos andando por esa ciudad apestosa hasta la estación de trenes para comprar uno nocturno que nos llevara directamente a Varanasi. Pero el tren estaba lleno y teníamos que esperar hasta las 5 de la mañana. Decidimos salir y buscar un hotel donde pasar al menos unas horas donde descansar pero fue misión imposible. Los hoteles que había parecían sacados de una película de terror y el único decente nos pedía un pastizal que no nos daba la gana pagar. Total que decidimos ir a cenar y después a tirarnos a un rinconcito de la estación a intentar dormir algo hasta que saliese el tren.

Creíamos que encontraríamos algo de intimidad dentro de la estación y podríamos estar allí tranquilamente sin llamar la atención pero no. Cuando llegamos había algo así como medio millón de indios tirados por el suelo, y no solo dentro del recinto sino por todo el aparcamiento que rodeaba el lugar. Parecía el cuarto día del festival de Benicassim a las 6 de la mañana. Muy fuerte. Acabamos tirados como unos locales más, rodeados de bichos y bajo las miradas de todas y cada una de las personas que pasaban por nuestro lado. Fueron las horas más largas de nuestra vida.

wpid-picsart_09-09-10.23.36.jpg

Tras esto, la cosa no mejoró mucho. Nuestro vagón de tren, categoría sleeper, se llenaba cada vez más y más de gente local que se sentaba en nuestros asientos y ocupaba nuestro espacio vital. Hay varias clases para viajar en tren: Primera, segunda y tercera donde tienes camas y aire acondicionado, sleeper, que puedes ir tumbado o sentado según la hora del día y es más cutre, y luego dos clases bajas que espero no tener que experimentar en la vida. Por lo visto en la categoría sleeper tú tienes tu sitio pero se te puede meter cualquiera. Aquí son así, ocupan tu espacio, te tocan y te preguntan lo que les da la gana sin ningún tipo de reparo.

Tras 5 horas interminables conseguimos llegar por fin a nuestro primer destino en la India: Varanasi. El primer contacto con la India ha sido duro pero seguro que la cosa empezará a mejorar… o no?.

wpid-picsart_09-09-09.43.13.jpg

Esta canción estaba elegida desde hace mucho. Quien me conoce bien (Víctor)  puede adivinar cual es…

Pueden ver fotos y vídeos de India, en la web amiga del viajero Rafa, clicando en este enlace http://micamara.es/india

10 thoughts on “Viaje hasta India

  1. Chuchillo

    Desde que me dijiste que ibais allí en mi cabeza sonaba esta canción, y suponía que en la tuya también ;-p

    Reply
  2. Cris

    Estoy enganchada a vuestras aventuras! Era paciente de Victor, y me dejó la web del blog antes de marcharse, aquí estoy, poniéndome al día y suscrita para no perderme ni una de las futuras entradas!!!

    Que siga yendo todo genial, y que nos lo sigáis contando! Me estáis poniendo los dientes largos…. larguísimos!!!!

    PD: lo de los elefantes yonkis es que me parte el alma. Yo también me he negado en mis viajes a usarlos de esa forma… y si, cuando os leía, también pensé en The 100…

    Reply
    • Irene&Victor Post author

      Muchas gracias!!! Los elefantes dan mucha penita pero en estos países no lo ven. En breve nueva entrada de Varanasi

      Reply
  3. Inma

    Menuda movida de transporte y demás eventos, asi se deberan sentir los chiches, jejeje.
    Magníficos relatos, más más, quiero mássss!

    Reply

Deja un comentario