Tokio parte II

Para unos mochileros, como nosotros, tener un apartamento en Tokio era todo un lujo. Tan limpio, con su microondas, sus botecitos de champú y gel, su papel higiénico ilimitado, y su taza de wc que parecía del futuro, con miles de botones y un chorrito que te limpiaba tus partes íntimas. Además, pudimos poner una lavadora, aunque las instrucciones estaban en japonés y no sabíamos muy bien qué programa elegir. Intentamos utilizar el traductor de Google pero lo único que nos tradujo fue “rodilla” y “ardilla”. No entendíamos nada, así que improvisamos y la cosa salió bien. Aunque parezca lo contrario, los japoneses lo hacen todo fácil.

Día 2 en Tokio

Amanecimos junto a nuestras tres amigas (Anita, Arancha y Hell), nos arreglamos todos y nos dispusimos a pasar el segundo día en la ciudad con toda la ilusión del mundo. Lo de salir pronto de casa aún no lo teníamos muy pillado. Imaginaros la estampa. Cinco personas, cuatro de ellas chicas y una sola ducha. Acabas saliendo a las 11 de la mañana, como pronto. Lo primero que hicimos fue llegar al metro y decidir qué ticket íbamos a usar durante ese día.

wpid-wp-1445910869172.jpg

Existen muchas opciones para moverte por Tokio en transporte público. Parece complicado pero no es para tanto como dice la gente. Observas un poco y lo entiendes todo perfectamente. Hay dos empresas operadoras de metro, cada una con sus líneas y sus paradas; después está la línea de ferrocarril, el Japan Rail, de la que ya os hablaremos más adelante; y varias empresas privadas. Si no tienes el abono de Japan Rail lo mejor es que compres un billete para todo el día, de la operadora que más te convenga. Está el day pass de 700 yenes para la Toei, con cuatro líneas; y el de 600 yenes para la Tokio Metro, con nueve líneas. También puedes comprar un combinado de las dos por 1000 yenes (7€), pero te puedes apañar perfectamente con una. Hay tantas estaciones y están tan cerca que siempre hay alguna que te pilla bien. Nosotros cogimos el pase para la Tokio Metro y nos fuimos hasta la estación principal de la ciudad, llamada también Tokio station. Allí pudimos hacer esta foto.

wpid-wp-1445913421383.jpg

Es que todo el rato hay cosas divertidas que hacer. Vayas por donde vayas. En realidad fuimos hasta allí porque nos habían recomendado comer en la Ramen Tokio Street. Se trata de un subterráneo que se encuentra debajo de la estación y que es un poco difícil de encontrar, si no lo conoces. Nosotros vamos corriendo a todas partes porque tenemos como mucha ansiedad de ver cosas y parece que estamos en una gincana constante. Los japoneses nos miran un poco raro porque ellos son muy calmados y silenciosos, y nosotros vamos corriendo y gritando por la calle. Pero somos super felices.

Llegamos al sitio en cuestión, que era una pasarela llena de restaurantes de ramen, con ejecutivos haciendo cola y comiendo, obviamente, en 10 minutos. El ramen es una sopa de miso con fideos y se puede elegir los vegetales y el tipo de carne o pescado. Elegimos uno de ellos y compramos los platos en una maquinita donde te daban un ticket y luego te servían en una mesa corrida de las que miran a la pared. Nuestro restaurante estaba decorado como si fuera una guardería y quedaba monísimo. El ramen estaba espectacular y pagamos unos 1000 yenes (7 euros) por cada plato.

wpid-wp-1445910855131.jpg

Nos dieron baberos de papel a todos, que a Anita no le sirvió de nada porque se puso fina de lamparones, y un vasito de agua por cabeza. Esto pasa en todos los restaurantes de Japón, el agua es gratis e ilimitada.

Tras el ramen fuimos a la Character Street, en el mismo subterráneo, a ver tiendas de muñequitos. ¡Cómo les gustan! Y a nosotros también. Vimos la tienda de Hello Kitty, la de Pokemon, una de un muñeco yema de huevo que debe ser super famoso, otra de un gato negro con humano disfrazado incluido, otras con mucho merchandising de bola de dragón, Powers Rangers, Comando G… Y a todo esto había que añadirle que quedaba poco para Halloween, y los japoneses se vuelven locos con el tema. Les encanta. Estuvimos un montón de rato en una pantalla donde te ponías enfrente y te salían accesorios terroríficos en la cabeza.

wpid-wp-1445913862072.jpg

Después de frikear un rato decidimos que queríamos culturizarnos un poco y nos fuimos andando hasta los jardines del palacio del emperador, que se puede visitar una parte y encima gratis. Error. Era lunes y estaba cerrado, así que nos quedamos en la puerta. No obstante, nos gustó mucho pasear por la zona, sobre todo por ver el contraste de los rascacielos con los árboles tuneados para que parezcan bonsais gigantes.

wpid-wp-1445910861506.jpg

La gincana seguía y cogimos el metro hasta el barrio de Ikebukuro, donde hay un par de calles llenas de tiendas manga para mujeres. Bueno, más bien para niñas, aunque había más de un japo mayor y raro que se había perdido por allí. Esa parte no nos gustó tanto porque todo era manga moderno, de lo que le gusta ahora a las adolescentes y no conocíamos nada. Encima intentamos ir a ver un bar curioso de la zona, en el que te sirven mayordomos, y no nos dejaron entrar. No sabemos muy bien por qué, y como los japoneses no saben decir que no, el que nos recibió en la puerta, en vez de decirnos que nos fuéramos, simplemente se escondió y no salió hasta que nos fuimos. Nos quedamos un rato allí mientras veíamos los piececitos detrás de la cortina. Muy surrealista. Le gritábamos, ¡te veeeemos! Pero allí seguía él, como un gatito cuando esconde la cabeza y se cree que nadie le puede ver.

Se hacía de noche y decidimos cambiar de barrio. Nos fuimos a Roppongi, la zona más internacional de Tokio. Estaba llena de bares, restaurantes y daba muy buen rollo. Allí está la Tokio Tower, que es como la torre Eiffel pero en pequeñita. Estuvimos un buen rato intentando buscar un buen sitio para hacernos una foto con ella detrás, y solo lo encontramos en un paso de cebra. Estuvimos diez minutos paso de cebra para un lado, paso de cebra para otro, hasta que nos salió bien. Los japoneses deben flipar con nosotros pero ellos ni siquiera pitan. Son muy educados para todo.

wpid-wp-1445910875884.jpg

Una cosa importante sobre Tokio si sois fumadores: no se puede fumar andando por la calle y tienes que ir a una zona señalizada. A nosotros nos da igual pero nuestras amigas lo pasaron mal en algún momento por culpa de esto. Aunque hemos visto a gente que se salta la norma a la torera. Raro con lo cuadriculados que parecen.

En esta zona también está la Mori tower, en el centro comercial Roppongi hills, con unas buenas vistas de la ciudad. Suponemos, porque no nos dio la gana pagar los 1400 yenes que costaba subir a ella. Nos pareció mucho mejor acercarnos hasta el edificio de Asashi TV, para poder hacernos una foto con Doraimon, que nos encanta, y es de nuestra época, no como los cómics manga que habíamos visto por la tarde. Eso sí que molaba, un gato cósmico con un bolsillo mágico y no un grupo de niñas con pelucas, lentillas y minifaldas, que cantan con voz de pitufo.

wpid-wp-1445910849851.jpg

Una sensación que tenemos continuamente en Tokio es que estás en un centro comercial gigante. Mires donde mires hay tiendas y escaparates enormes. Hay veces que agradeces, aunque solo sea para la vista, caminar por calles estrechas con negocios pequeñitos.

Esa noche decidimos hacer el friki un poco más y fuimos a cenar al restaurante Gonpachi que inspiró a Tarantino para hacer la escena de Kill Bill en la que Uma Thurman lucha contra los 88 maniacos y la niña manga vestida de colegiala. La verdad es que el sitio es precioso y no es excesivamente caro, unos 24€ cada uno. El sushi estaba muy bueno pero la tempura dejaba mucho que desear. Aunque lo que mola de ese restaurante sin duda es la distribución y la decoración. Con una parte baja llena de mesas y farolillos, y una parte de arriba que rodea todo el recinto como si fuera un patio andaluz, en versión japonesa. Vamos, igual que en la peli.

wpid-wp-1445914148434.jpg

Nos despedimos de nuestro segundo día en Tokio con un cover de la banda sonora de Kill Bill donde se ve esa escena.

5 thoughts on “Tokio parte II

  1. Pingback: Resumen de Japón - Blog de viajes - Madrid ya no nos quiere

    • Irene&Victor Post author

      Siiiii!!!! Es maravilloso!!! De momento está en el top one de países!!!

      Reply
  2. b.casares

    Es genial leeros. Ya veo que seguis fenomenal. Me alegro y a seguir disfrutando. Un beso!
    Begoña

    Reply
    • Irene&Victor Post author

      Muchas gracias guapa, mandame tu móvil por mail y así hablamos ok?

      Reply

Deja un comentario