Nueva Zelanda isla norte I

​Después de cruzar en ferry a la isla norte de Nueva Zelanda, con la borrasca del año encima y la tripa llena de pan con queso, llegamos hasta el puerto de Wellington. En esa ciudad no paramos, porque al llegar al país ya habíamos pasado un día en ella, tiempo suficiente para conocerla. Ahora vamos a hacer un pequeño flashback y nos vamos a remontar 10 días atrás, cuando aterrizamos en Nueva Zelanda desde Australia y tuvimos nuestro primer contacto con la tierra de los kiwis. En esta ocasión, yo, Víctor, os voy a relatar como fue nuestro paso por la capital neozelandesa y la isla norte.


Leer más →

Bali parte I

Nos quedaban seis días en Indonesia y decidimos pasarlos en Bali. Al principio teníamos nuestras dudas porque mucha gente nos había dicho que era demasiado turístico, pero nuestras amigas de Gili Air nos aconsejaron que alquiláramos un coche y recorriéramos la isla a nuestro rollo, huyendo de las zonas más concurridas. Nos pasaron el contacto de una empresa local (móvil +6287860131999) y conseguimos alquilar por 12 € al día un “Jimmy”, un pequeño 4X4 que estaba viejo y hecho polvo, pero que nos haría un buen apaño. Vaya si lo hizo…

wp-1476845012313.jpg

Leer más →

Lombok – Rinjani

Después de haber vivido una experiencia totalmente sorprendente en Sulawesi con los Tana Toraja, nos apetecía cambiar de aires y viajar a otra isla, a Lombok. Ésta es famosa por dos atracciones turísticas: las islas Gili y su volcán Rinjani. Habíamos escuchado a un montón de mochileros contar sus batallitas sobre este volcán, así que nos picaba mucho la curiosidad. ¿Realmente iba a ser tan duro como nos lo habían pintado? Yo, Víctor, estaba decidido a comprobarlo por mí mismo, pero Irene, estaba bastante asustada por el esfuerzo físico que suponía.

La idea era sufrir tres días subiendo y bajando por la jungla, para luego poder descansar en alguna de las tres islas Gili. Buscando, encontramos un billete bastante barato desde Makassar hasta la capital de Lombok, Mataram, con la compañía Lion Air. Pero de nuevo, el autobús nocturno que cogimos en Rantepao nos dejó en el aeropuerto de Makassar a una hora incomprensible: las 4 de la mañana. Como ya tenemos experiencia, buscamos un sitio con wifi y un supermercado cercano, para pasar las ocho horas de espera, con una sola idea en la cabeza: alcanzar la cima del Rinjani. A pesar de que ya llevábamos casi un mes de viaje, aún no habíamos hecho ningún trekking, y a nivel deportivo estábamos hechos unos piltrafillas. Una cosa estaba clara, los próximos días no iban a ser sencillos. Así que, ¡ánimo valiente!

wp-1475062294962.jpg

Leer más →