El Nido parte I

Nos levantamos en Manila entusiasmados con la idea de volver a ver playas paradisíacas. Y así de subidón nos fuimos al aeropuerto donde volaríamos hasta Puerto Princesa, la capital de la isla de Palawan. Habíamos comprado unos billetes low cost con la compañía Cebú Pacific, pero si lo llegamos a saber hubiéramos mirado otras opciones. Ha sido la peor compañía con la que hemos viajado en Asia. Sus puntos fuertes son: un caos de organización, vuelos retrasados y aviones diminutos.

En fin, después de una horita de vuelo aterrizamos en Palawan. Nuestra idea era ir directamente a El Nido. Este pueblecito del norte de la isla, había sido desde el principio la razón principal por la que decidimos ir a Filipinas. Habíamos visto mil fotos de sus playas, habíamos leído todo tipo de opiniones en otros blogs y nuestras expectativas eran muy altas, quizás demasiado altas después de haber estado viajando 5 meses por el sudeste asiático. Pero ya no había marcha atrás,  y en breve sabríamos si realmente merece tanto la pena ir a El Nido como dicen. Llegar hasta allí, es fácil pero pesado. Según sales del avión en Puerto Princesa ya te están ofreciendo plazas en furgonetas para 9 personas. Nosotros negociamos 500 pesos cada uno (algo más de 9 €) por recorrer las 5 o 6 horas que separan ambos destinos. Durante el viaje se hace una sola parada, así que id al baño antes, consejo de señora de libro.

wp-1455709225888.jpg

Justo al anochecer estábamos entrando en El Nido. Pero nuestra primera impresión no fue tan buena como esperábamos,  aquello sólo eran pitidos, motos, triciclos, y mucha, mucha gente por la calle. Leer más →

Trincomalee

Llegamos a Sri Lanka en un vuelo de hora y media desde Chennai, en la costa sureste de India, que aterrizaba en Colombo sobre las 2:30 de la mañana. Volamos con Spice Jet por solo 64 euros cada uno y encima nos regalaron la facturación de las mochilas. Habíamos elegido cero maletas facturadas y llevábamos sobrepeso (nosotros no, que estamos muy delgados), pero al llegar al mostrador ellos no dijeron nada y nosotros menos aún. Todo sea que nos aparezca una sorpresita en la cuenta o que nos bajen los puntos de karma, con todo lo que llevamos acumulado.

Leer más →

Hampi

Para llegar a Hampi compramos dos billetes en clase sleeper en un buen autobús con aire acondicionado que salía desde Goa al anochecer. Nos gastamos bastante más que otras veces en un medio de transporte pero queríamos ir a gusto y dormir durante el viaje. Pagamos 1000 rupias (unos 13 euros) cada uno y nos lo gestionaron todo en el hotel Palolem Inn. Sin embargo, yo, Irene, tenía un mal presentimiento sobre esos billetes. Víctor me decía que no tenían por qué engañarnos de nuevo, que en el sur de la India no son como en el norte, pero la tripa me decía que en el fondo algo no iba bien.

Leer más →