Bali parte II

Habíamos llegado a Ubud, al hotel de ensueño que habíamos reservado para dos días, saltándonos un poco el presupuesto. Aunque tampoco a lo bestia. Y como lo prometido es deuda, yo, Víctor, os cuento la que lié en la entrada del alojamiento. Resulta que por Booking había reservado parking, y cuando vi la señal de Tini Villas, me metí “to tieso” como un toro, sin mirar, por un camino diminuto pegado a una acequia. Obviamente eso no llegaba a ningún sitio, solo podían pasar motos, y el coche se quedó atravesado taponando la entrada de una calle por la que venía un millón de locales con sus motos. En dos segundos aquello se llenó de chavales que pitaban y cantaban sin parar mientras yo, histérico, era incapaz de ir marcha atrás en la curva sin tirar el coche al agua. Se me empañaban hasta las gafotas del estrés. Al final un taxista local fue el que nos sacó del embrollo, aunque le costó lo suyo maniobrar. Fue un momento horrible pero todo quedó en una anécdota sin importancia cuando vimos el paisaje de arrozales donde se encontraba situado el hotel. ¡Qué maravilla!.

wp-1477341420933.jpg

Leer más →

Bali parte I

Nos quedaban seis días en Indonesia y decidimos pasarlos en Bali. Al principio teníamos nuestras dudas porque mucha gente nos había dicho que era demasiado turístico, pero nuestras amigas de Gili Air nos aconsejaron que alquiláramos un coche y recorriéramos la isla a nuestro rollo, huyendo de las zonas más concurridas. Nos pasaron el contacto de una empresa local (móvil +6287860131999) y conseguimos alquilar por 12 € al día un “Jimmy”, un pequeño 4X4 que estaba viejo y hecho polvo, pero que nos haría un buen apaño. Vaya si lo hizo…

wp-1476845012313.jpg

Leer más →

Parque Nacional de Komodo

Seguíamos en Gili Air con nuestras amigas y desde allí queríamos ir hasta la ciudad de Labuan Bajo, en la isla de Flores, desde donde podríamos ir a bucear a Komodo, otro de los puntos más alucinantes de Asia para hacer inmersiones. O al menos eso nos habían contado. Teníamos tres opciones. La primera era contratar un crucero desde Lombok a Flores de tres días que incluía puntos de snorkel por el camino. Habíamos leído cosas horribles sobre estos cruceros y además el mar no andaba muy fino, así que descartamos esta posibilidad. La segunda era ir en barco hasta Bali y desde allí coger un avión a Flores, pero nos salía más cara que la tercera opción, que era comprar un vuelo desde Lombok a Flores haciendo escala en Bali. Después de darle muchas vueltas elegimos esta última con tan mala suerte de que la compañía Wings Air, la low cost de Lion Air, canceló el primer vuelo y nos hizo pasar una noche en Bali. Con todos los gastos pagados sí, pero nos llevaron a un hotel en medio de la autopista en el que no se podía hacer nada. Al menos tenía piscina y te pagaban la cena. Si el resto de parejas que iban con nosotros hubieran sido un poco divertidas, igual hasta la noche habría molado, pero la verdad es que eran todos un rollo. Así que nos quedó darnos un bañito nocturno y tomarnos unas cervecitas para olvidar, que al día siguiente llegaríamos demasiado tarde para coger cualquier barco que fuera a bucear a Komodo. Grrrrr, ya nos lo dijo un local después de que cancelaran el vuelo: “nunca voléis con Lion, siempre es mejor Garuda, aunque cueste un poco más”. A buenas horas mangas verdes.

wp-1475999411657.jpg
Leer más →