Bali parte II

Habíamos llegado a Ubud, al hotel de ensueño que habíamos reservado para dos días, saltándonos un poco el presupuesto. Aunque tampoco a lo bestia. Y como lo prometido es deuda, yo, Víctor, os cuento la que lié en la entrada del alojamiento. Resulta que por Booking había reservado parking, y cuando vi la señal de Tini Villas, me metí “to tieso” como un toro, sin mirar, por un camino diminuto pegado a una acequia. Obviamente eso no llegaba a ningún sitio, solo podían pasar motos, y el coche se quedó atravesado taponando la entrada de una calle por la que venía un millón de locales con sus motos. En dos segundos aquello se llenó de chavales que pitaban y cantaban sin parar mientras yo, histérico, era incapaz de ir marcha atrás en la curva sin tirar el coche al agua. Se me empañaban hasta las gafotas del estrés. Al final un taxista local fue el que nos sacó del embrollo, aunque le costó lo suyo maniobrar. Fue un momento horrible pero todo quedó en una anécdota sin importancia cuando vimos el paisaje de arrozales donde se encontraba situado el hotel. ¡Qué maravilla!.

wp-1477341420933.jpg

Leer más →

Hampi

Para llegar a Hampi compramos dos billetes en clase sleeper en un buen autobús con aire acondicionado que salía desde Goa al anochecer. Nos gastamos bastante más que otras veces en un medio de transporte pero queríamos ir a gusto y dormir durante el viaje. Pagamos 1000 rupias (unos 13 euros) cada uno y nos lo gestionaron todo en el hotel Palolem Inn. Sin embargo, yo, Irene, tenía un mal presentimiento sobre esos billetes. Víctor me decía que no tenían por qué engañarnos de nuevo, que en el sur de la India no son como en el norte, pero la tripa me decía que en el fondo algo no iba bien.

Leer más →