Kandy

Dejamos nuestro acogedor guest house en Dambulla, el Takeshi Inn, y en la misma puerta tomamos un bus para ir a Kandy, la capital cultural de Sri Lanka. No es que hubiera una parada física, pero cuando veías que pasaba el autobús levantabas la mano y te recogía. Así de fácil. Pagamos 95 rupias cada uno (0.6 euros) y tardamos unas dos horas y media en llegar. El trayecto fue fantástico, la única pega fue que el conductor no paraba de pitar y adelantar a todo el mundo, como si le fuera la vida en ello.
Llegamos a nuestro destino y nos encontramos una ciudad llena de ruido, atascos y gente. ¿Había merecido la pena venir a Kandy? Leer más →

Sigiriya-Dambulla

Lo primero que hicimos al despertar en Trincomalee fue cruzar los dedos y sacar la cámara de fotos de la bolsa de arroz para ver si había revivido. ¡Por favor, Ganeshito de mi vida, qué funcione, qué funcione! Pues no. Definitivamente nos hemos quedado sin nuestra maravillosa Sony compacta que hacía unas fotos estupendas. A partir de ahora tiraremos de móvil hasta que compremos una nueva. Así es la vida de los mochileros. Menos mal que existe el PicsArts (aplicación para retocar fotos, mamá). Leer más →