Pulau Kapas

Malasia – Pulau Kapas

Volvíamos a Asia, ¡nuestra querida Asia! y lo íbamos a hacer a lo grande: pasando una semana entera en una isla paradisiaca. En Malasia hay varias islas a muy buen precio donde puedes pasar unos días comiendo bien y barato, buceando, haciendo snorkel, y disfrutando de playas increíbles de arena blanca y agua turquesa, no muy masificadas. Además, el acceso a estas islas es muy fácil. Se encuentran en el extremo noreste de Malasia, y lo que suele hacer la gente es pasar unos días en las Perhentian, otros en Kapas, y hay algunos que se las apañan para ir también a Redang. A nosotros no nos apetecía ir estresados saltando de una isla a otra, así que optamos por ir a la que más nos habían recomendado: Pulau Kapas. Esta isla tiene bastante buena fama entre los viajeros españoles, y aunque nuestras expectativas eran altas, la experiencia fue aún mejor. Aquí os relatamos cómo fue nuestra estancia en este paraíso para presupuestos mochileros.

wp-1473054321079.jpg

Leer más →

Bohol

En nuestro último día en Filipinas, en vez de descansar y relajarnos, decidimos que íbamos a ver todo lo que pudiéramos de Bohol. Esta isla se encuentra al sureste de Cebú, y es una joya de naturaleza y vida marina. Desde Cebu City salen tours organizados que te llevan a los sitios más turísticos de la isla, pero cuestan un ojo de la cara, y encima vas con miles de personas. Como nosotros ya teníamos experiencia mochilera y desparpajo, nos levantamos pronto en nuestro hotel cutre Cuatro Pier y fuimos andando al puerto para intentar coger el siguiente barco que nos llevara hasta allí. Como pasa en las estaciones de autobuses filipinas, aquello era un auténtico caos de locales haciendo cola, y pequeñas agencias de viaje que parecían de otro siglo, viejas, sucias y llenas de personas. Preguntando a la gente, llegamos a una de las más cochambrosas, la que vendía billetes para Catagbacan, que era a donde queríamos llegar. Allí conocimos a una chica filipina que nos informó de los horarios y nos aconsejó comprar asientos de primera clase, por 50 pesos más (80 céntimos) para ir más cómodo. El trayecto se suponía que iba a durar unos 50 minutos y nos costó por persona 230 pesos (unos 3 euros). Un dato curioso, sólo se puede comprar el billete una hora antes de que salga el barco.  Después de pagar una tasa de salida de 20 pesos, pasar un control de armas, y esperar en una sala rollo aeropuerto, nos metimos en el barco, bastante viejo y  con el aire acondicionado a tope. Salió muy puntual y en menos de una hora, ya estábamos atracando en el puerto de Catagbacan. Ahora tocaba la parte más difícil, encontrar un medio de transporte que nos permitiera ver lo que queríamos de la isla en solo un día, sin que nos costara una pasta.
Leer más →

El Nido parte II

Entre hogueras, ron y estrellas

Tal y como os hemos contado en El Nido parte I, nos encontrábamos 14 personas más la tripulación del barco, en una isla desierta, con tiendas de campaña y una hoguera. Cuando terminamos de cenar, el capitán abrió la veda del ron y apareció con una nevera de plástico, con un toque muy ochentero, llena hasta arriba de botellas de ron y coca-cola. Allí no había ni vasos, ni hielo, ni pajitas. Pero nos dio exactamente igual a todos. Para coger confianza, Paco, propuso un juego musical donde uno decía una palabra y los demás debían adivinar la canción. Todo esto en inglés, obviamente. Aquello fue una guerra de gritos, desafines, risas y muuucho ron. Estuvo graciosísimo y nos sirvió para conocer más al resto de personas. Así descubrimos a una chica holandesa con acento americano que viajaba sola por Asia y jugaba de manera profesional al póker; a un chico parisino, que después de trabajar con la gente más rica de su país, había decidido viajar por el mundo para cambiar el rumbo de su vida; y a otra pareja de franceses muy graciosos. El resto se fueron a dormir pronto, porque eran todos un rollo, pero aquellos cuatro resultaron ser muy guays. Nos lo pasamos genial y aprovechamos para hacer una sesión de fotos nocturas de las estrellas. Y alrededor del fuego pasamos la noche, cantando, bebiendo, y hablando cada uno de su vida.

wp-1456065943269.jpg

Leer más →