Patan

Amanecimos el segundo día en el hotel Padiwar no tan agusto como el primero porque lo que nos había parecido un hotel correcto, al final resultó ser una castaña de habitación y nos pasamos media noche matando cucarachas. Por no hablar de la ducha con nada de presión y un agua que olía a hierro. Apuntad el Padiwar para no ir. De hecho, tras esta experiencia nos cambiamos al Elbrus Home, que por dos euros más estaba estupendo y encima la zona donde está situado es mil veces mejor, justo a las afueras de Thamel, en una calle sin tiendas ni restaurantes para los turistas. Además el dueño es encantador y se preocupa porque estés bien.

Queríamos ir a visitar Patan, una ciudad unos 5 km al sur del Katmandú famoso por su Durbar Square. Naturalmente desde el hotel nos ofrecieron taxi y por la calle nos asaltaron varios conductores pero nosotros como estamos concienciados con ir de mochileros y poseídos por el espíritu de Pekin Exprés, nos lanzamos a la calle a patear en dirección a Patan a ver que pasaba. Apenas hay acera y las que hay, están hechas un desastre por lo que caminar no es nada fácil. Sobre todo por los miles de coches y motos que pasan a ras de ti, sin importarles lo más mínimo si te llevan por delante. Conseguir cruzar una calle ancha es subir de nivel. No respetan ni los pasos de cebra, nosotros tenemos un truco que es pegarnos a un grupo de locales y cruzar siempre con ellos que parece que lo tienen controlado.

wpid-wp-1440410620867.jpeg

De camino a Patan llegamos a Ratna Park, un parquecito bastante feo en el que pagas 25 rupias por entrar y está lleno de gente. Los locales se acercan hasta allí en busca de algo de sombra y huyendo del bullicio de la ciudad. Y con razón. Katmandú apenas tiene zonas verdes y entrar en el parque y sentarte bajo un árbol lejos del piiii piiiiii constante se agradece mucho. Hay otro parque cerca de Thamel, el Garden of Dreams, que es mucho más mono pero no todos se lo pueden permitir porque entrar cuesta dos dólares por persona.

En la entrada de Ratna Park vimos un montón de furgonetillas recogiendo a gente y preguntamos si alguna iba a Patan. Nos indicaron la adecuada y allá que fuimos por 15 rupias cada uno (unos 10 céntimos). Estábamos encantados de haber conseguido llegar por este precio cuando en taxi habría sido muchísimo más, pero también tienes que saber que te vas a meter en una furgo de 9 plazas con 22 personas, todo bastante viejo e inseguro. Aún así la experiencia nos pareció súper divertida y creemos que hacer las cosas al local style te aporta mucho más. Alguien preguntó si había diferencias entre un turista y un mochilero y creemos que esta es una de ellas.

wpid-wp-1440412981727.jpeg

Llegamos a Patán con muy buena sensación y allí la tuvimos aún mejor. Nos pareció una ciudad muy acogedora y la Durbar Square preciosa, aunque también hay templos que se han derrumbado y los que no lo han hecho, están apuntalados para que no se caigan.

wpid-wp-1440416703788.jpeg

Estuvimos paseando por las callejuelas donde pudimos ver a la gente local en su día a día, unos en sus negocios locales y otros reconstruyendo las casas. También te encuentras con templos más pequeños con mucho encanto, afortunadamente muchos aún en pie. Salir de Thamel y el centro fue todo un acierto, no sólo por dejar atrás el tráfico, la suciedad y las ratas… Sí, sí, ratas y de las gordas; si no porque la gente fuera de ese barrio está menos maleada. Cuanto más veíamos más nos gustaba el ambiente. Eso sí, las motos pitando y la costumbre de escupir están en todas partes.

wpid-wp-1440413579212.jpeg

La visita a Patan acabó con nosotros subiendo al restaurante con la azotea más alta para comer nuestro plato favorito, las momos. Por ser el lugar que era pagamos 300 rupias por el plato (2,5 euros). Estaban buenísimas aunque sin duda las mejores las hemos comido en un puesto callejero cerca de Elbrus home donde no compra ningún extranjero y por 60 rupias (50 céntimos). Aquí os dejamos una foto para que podáis ver como son.

wpid-wp-1440411479412.jpeg

En esta ocasión en vez de una canción os dejamos la serie que nos trajimos para ver aquí en Nepal, 100% recomendable. No apta para los sensibles a la sangre y las peleas.

Pueden ver fotos y vídeos de Nepal, en la web amiga del viajero Rafa, clicando en este enlace http://micamara.es/nepal/