Lombok – Islas Gili

Este post va a ser muy cortito porque básicamente lo que estuvimos haciendo durante 4 días y medio fue descansar tras la dura, aunque muy gratificante, experiencia en el Rinjani. Y para tomar este merecido descanso elegimos la isla de Gili Air, donde viven nuestras maravillosas amigas Rachel y Adeline, a las que conocimos el año pasado en Laos durante la primera parte del viaje. Fue genial encontrarnos con ellas después de tanto tiempo.

wp-1475243993152.jpg

Islas Gili

Las tres islas Gili están situadas al oeste de Lombok, muy cerca de la costa. Se puede acceder fácilmente a ellas con un barco público que sale desde el puerto de Bangsal y cuesta entre 12.000 y 15.000 rupias, según a qué isla quieras ir. Menos de un euro, vaya. El trayecto dura una media hora y el horario de los barcos es de 8 de la mañana a 5 de la tarde. También de puede llegar hasta ellas desde Bali en barco, en un trayecto de dos horas. Ese billete ya es más caro. Unas 450.000 rupias (30 €) por trayecto.

Las tres islas son: Gili Trawangan, Gili Meno y Gili Air. La primera es la de la fiesta. Es más grande, con más alojamientos, y según dicen, con más cachondeo por las noches. La segunda es la que tiene menos construcciones, los resort son más tranquilos, y las playas más anchas. La última, la nuestra, Gili Air, es la que está a caballo entre las dos. Puedes encontrar un poco de todo pero sigue siendo tranquila. Nosotros elegimos esa por nuestras amigas, y la verdad es que estuvimos muy a gusto allí con ellas.

wp-1475244062871.jpg

Lo primero que hay que decir de Gili, es que no es un lugar con playas paradisíacas. Mucha gente piensa que al ser islitas pequeñas va a encontrar la típica playa de ensueño con arena blanca y palmeras. Pues no. Si quieres eso, vete a Tailandia o a Malasia. Las playas de Indonesia no son así. Aunque eso no significa que no se pueda estar divinamente en Gili. Casi todos los alojamientos son nuevos, muy bonitos, y con piscina. Nosotros estuvimos viviendo en una preciosa casa que tienen alquilada Rachel y Adeline en el centro de la isla, pero si hubiéramos elegido un hotel donde quedarnos, seguramente hubiera sido en la parte noreste, que es la que más nos gustaba. Las chicas compartían el jardín con Emile, el gallo más feo de toda la isla, al que se le coge cariño en muy poco tiempo.

wp-1475245336643.jpg

Tal y como nos contaron nuestras amigas, las islas Gili se encuentran en pleno crecimiento y se está construyendo a tope. De hecho, ellas viven allí porque en unos seis meses abrirán “Anahata”, un pequeño hotel compuesto por tres villas tradicionales, los llamados “lumbung”, cada uno de ellos con su piscina privada. Estamos deseando volver para conocerlo. Siendo ellas las dueñas, seguro que es divino. Y  lo de tener piscina privada nos gustaría vivirlo alguna vez, la verdad.

Si viajáis a Gili en temporada alta, julio o agosto, corréis el riesgo de tener que dormir en la playa si no lleváis nada cerrado, porque a día de hoy hay más demanda que oferta, en lo que a alojamientos se refiere. Pero en dos años, la cosa va a cambiar mucho. Solo en Gili Air se calcula que en un periodo corto de tiempo, va a doblarse el número de hoteles, para poder atender a todo el turismo. En el mes de septiembre, nosotros no tuvimos la sensación de que estuviera masificado. Había muchos hoteles con el cartel de “completo”, pero aun así, no te sentías nada agobiado. Es más, se respiraba mucha paz en al ambiente.

wp-1475245278904.jpg

Snorkel en Gili

Nuestras amigas también son buceadoras, y aunque hay bastantes escuelas de buceo en Gili, ya nos dijeron que no es un buen lugar para hacer inmersiones. Pero sí que tiene buenos sitios para hacer snorkel. No es que sea el coral más bonito de la historia, pero no está mal, y además hay tortugas.

Hay muchas agencias que te ofrecen un tour de snorkel por las tres islas. Nosotros no lo hicimos, pero según nos cuenta la gente, no está mal. La única pega que le ponen es que está masificado de turistas. Nosotros lo que hacíamos era coger nuestro tubo, máscara y aletas, e irnos por nuestra cuenta a la zona de Han’s Reef, al noreste, donde hay una parte de coral bonito, y si te metes un poco más al fondo, puedes ver un montón de tortugas. Viven allí, así que las acabas viendo tarde o temprano. Lo único es que hay que estar pendiente de las mareas, porque cuando está muy baja es imposible meterte al agua sin pisar el coral. Lo que hacíamos era mirar las mareas cada día en el magazine gratuito “Gili Life”, y así elegir el mejor momento para ir.

wp-1475281384295.jpg

Transporte y comida en Gili Air

Una cosa que nos encanta de Gili Air es que no hay ni coches, ni motos, ni ningún tipo de vehículo con motor. Todo el mundo va en bici o andando. Hay también una especie de taxis que son carretas tiradas por caballos, pero son muy caros. No merece la pena cogerlos. Más que nada porque la isla te la recorres andando en una hora. No hay nada que nos guste más a los españoles que ir andando o en bici. Así pasa que vas tranquilamente caminando por Gili y vas oyendo a todo el mundo hablar en español. También hay muchos franceses. Aunque para todo el turismo que hay, también ves a mucha gente local haciendo allí su vida. Y esa mezcla siempre es la que más mola.

En cuanto a la comida, hay mucha oferta de todos los precios y colores posibles. Todo rico. Sobre todo las brochetas de pollo con salsa de cacahuete (ayam satay) a la que nos estamos empezando a hacer adictos. Hay también un sitio que se llama Scooperrifc, propiedad de tres franceses, que tiene unos crepes de Nutella, unos gofres, y unos helados caseros de chuparse los dedos. Allí quedamos con la Lore para darnos un homenaje.

wp-1475245313702.jpg

Básicamente lo que se hace en Gili es descansar, hacer snorkel y comer bien. No tiene más, pero a veces es necesario. También podéis hacer yoga en la escuela “Mandalablue yoga” con una española que se llama Maite.

Nosotros pasamos unos días maravillosos son Rachel y Adeline, contándonos la vida, y como no, les hicimos una cena española para celebrar el encuentro. Cocinamos nuestra especialidad: tortilla de patata y gazpacho. ¡Olé!

wp-1475282603101.jpg

Hoy la canción la eligen ellas. Por majas, buenas anfitrionas, grandes amigas y mejores personas.

One thought on “Lombok – Islas Gili

  1. Pingback: Resumen Indonesia - Madrid Ya No Nos Quiere

Deja un comentario