Ho Chi Minh

De Japón a Vietnam

Dejamos atrás Japón y pusimos rumbo a Vietnam. Para ello habíamos comprado dos vuelos con la compañía de bajo coste australiana Jet Star. Uno desde Fukuoka hasta Bangkok y el otro desde Bangkok hasta Ho Chi Minh. Con menos de 24 horas de antelación, nos cambiaron el segundo vuelo un día más tarde y tuvimos que hacer noche en Bangkok, perdiendo el alojamiento que ya teníamos reservado en Ho Chi Minh y sin ninguna posibilidad de reclamar nada. Cuando les pedimos alguna solución a los miembros de la aerolínea, nos miraron como si estuviésemos locos, sólo sabían decir: we are so sorry (lo sentimos mucho)… argggg. Jet Star maaaaaal!!!! No la recomendamos para nada. La compañía Air Asia también hace bastantes cambios, pero al menos te propone soluciones.

Aterrizamos en Ho Chi Minh

A las 5 de la tarde estábamos aterrizando en la antigua Saigón, capital económica de Vietnam. Tras 20 años de guerra y con el triunfo del partido comunista del norte, cambiaron su nombre por el de Ho Chi Minh, en honor al político y escritor; pero los ciudadanos del sur, aún resentidos, prefieren referirse a la ciudad como Saigón.

wpid-picsart_11-08-07.34.14.jpg

Lo primero que hicimos fue sacar dinero en el cajero. Unos dos millones de dongs, que al cambio vienen a ser unos 83 €. Aquí te manejas con billetes de miles y cientos de miles. Al principio te haces un poco de lío con tanto cero, pero es genial sentirse millonario por unos días.

Hay varias formas de llegar al centro desde el aeropuerto. Está bastante cerca y las guías recomiendan coger un taxi por unos 15 dólares. Nosotros optamos por el autobús y pagar solo 20.000 dongs entre los dos, 0.83 €. Habíamos leído que el bus era viejuno y que era mejor no cogerlo. Mentira y gorda. Se va estupendamente y tarda solo unos 40 minutos en llegar. Es el bus número 152, la parada está justo enfrente del Burguer King, no tiene pérdida, y el último sale a las 18:15, que fue el que pillamos nosotros.

La zona mochilera

Ya de noche estábamos llegando al barrio mochilero de Ho Chi Minh, en los alrededores de la calle Phan Ngu Lao.

wpid-wp-1447124293995.jpg

Gente, motos, bares, restaurantes, puestos callejeros, más motos, agencias de viajes, pitidos, ruido, luces, colores y muchísimos occidentales. Se nos hizo rarísimo ver a tantos juntos después de venir de Japón. Esta zona es más o menos como Khaosan Road, en Bangkok, pero aún más grande.

Habíamos reservado por booking el hotel Yen Trang 2, en una de las callejuelas que salen de la principal. La habitación , por 15 €, estaba estupenda y el staff era súper agradable. En general nos estaba pareciendo muy amable toda la gente que nos íbamos encontrando. Lo que más nos llamó la atención fue que todos hablaban un perfecto inglés. ¿Será por la influencia americana?

Lo primero que hicimos fue buscar el restaurante Pho Quynh, donde unos amigos nos habían recomendado tomar la sopa Pho Bo, con noodles de arroz, carne de ternera, verdura y albahaca. No os imagináis lo buena que estaba. Además, nos llevamos otra grata sorpresa allí. Los tercios de cerveza costaban unos 15.000 dongs (60 céntimos de €). Yo, Víctor, no podía ser más féliz al tener cerveza barata y platos raros que probar. Vietnam pintaba muy bien.

wpid-wp-1447124534510.jpg

El mercado de Ben Thanh

Por la mañana nos fuimos a conocer la cuidad. No nos levantamos demasiado pronto así que lo primero que hicimos fue ir al mercado de Ben Thanh a comer algo. La zona turística de Ho Chi Minh no es muy grande y te la puedes recorrer andando.

El mercado es interior y tiene de todo lo que te puedas imaginar. Desde comida, a ropa, pasando por souvenirs, artículos de droguería o zapatos. Es una especie de bazar bastante agobiante. Todos te hablan para venderte algo y lo que más molesta de todo, te tocan. Nosotros después de India hemos desarrollado el superpoder de no escuchar a nadie que venga a pedirte u ofrecerte algo. La clave es no mirarles a los ojos y así es como si no existieran. Cuando ya te tocan y te agarran del brazo es un poco más difícil, pero te los quitas de encima fácilmente con un: don’t press (no agobies).

Después de localizar los puestos de comida, optamos por sentarnos en uno de ellos y probar algo más de la gastronomía vietnamita. Llevábamos 19 horas en el país y lo único que habíamos hecho era comer y beber cerveza.

wpid-wp-1447124963585.jpg

Esta vez probamos los rollitos. Unos fritos, rellenos de gambas y verduras; y otros de ternera envueltos en una hoja de betel Ambos estaban espectaculares. Habíamos leído que se come muy bien en Vietnam y lo estábamos comprobando por nosotros mismos. Y barato. Todo eso y una coca cola nos salió por 100.000 dongs (4 €).

El distrito financiero

Salimos del mercado y fuimos hasta el ayuntamiento. Es un edificio bastante pintoresco que contrasta con los rascacielos. Justo enfrente están lo que llaman “los campos elíseos” de aquí. Obviamente las comparaciones son odiosas, pero es agradable pasear por allí. Sobre todo porque en esta ciudad el tráfico es un caos, con miles y miles de motos que no respetan ni un solo paso de cebra; y pasear por una zona peatonal te proporciona algo de paz.

La ciudad en sí no es muy bonita, pero esta parte, con la estatua del presidente republicano Ho Chi Minh en medio, no está nada mal.

wpid-wp-1447124661451.jpg

Seguimos “los campos elíseos” hasta el río, que forma parte del delta del río Mekong. Este río es el octavo más largo del mundo y el quinto de Asia, siendo el único de este continente que discurre por seis países: China, Myanmar, Tailandia, Laos, Camboya y Vietnam.

En ese momento pasó algo que debe ser muy normal en este país. Empezó un viento brutal, el cielo se volvió negro y comenzó a llover a lo bestia, como si el mundo se fuera a acabar. A los 10 minutos paró de golpe, dejando las calles inundadas. Así son las tormentas aquí, breves pero muy agresivas. Cuando despejó, bajamos hasta la rivera del río para seguir el paseo mientras saltábamos charcos.

Lo mejor de esta zona es ver la torre Bitexco, a la que puedes subir por 200.000 dongs. Nosotros no lo hicimos. Nos pareció un precio excesivo y después de Osaka no creemos que nos sorprendiera.

wpid-wp-1447124664988.jpg

La verdad es que estábamos viendo todo muy rápido y, gracias a la lluvia, el calor no estaba siendo sofocante. Ho Chi Minh te lo ves perfectamente en un día, no hace falta más. Nosotros además teníamos que ir a buen ritmo, porque habíamos cogido la visa y de 15 días y queríamos recorrer todo el país. Desde julio de 2015 los españoles podemos entrar a Vietnam de forma gratuita durante 15 días, y en la aduana no hay que hacer absolutamente nada. Pasar por el puesto de inmigración y punto. Sin rellenar nada, solo mostrar el pasaporte y sonreír. Si quieres estar más tiempo sí que tienes que hacer otro tipo de trámite, pero nosotros no lo hicimos.

Notre Dame y el museo de la guerra

Seguimos nuestra ruta y llegamos a una plaza donde está la catedral y basílica menor de Notre Dame, construida por los colonos franceses en 1863.

wpid-wp-1447125167637.jpg

Después fuimos hacia el museo de la guerra pasando por el Palacio de la Reunificación, que no es especialmente bonito, pero había cola para entrar.

El museo, al que cuesta entrar 40 céntimos de €, es bastante duro. Bueno, es más o menos cómo te esperas que sea un sitio que pretende recordar los horrores de una guerra con la finalidad de que no se vuelva a repetir. Hay muchas fotos, en medio de la batalla, de las deformaciones que causaron en la población el agente naranja, armas, y una parte que muestra cómo eran las celdas o (cajas tigre) que se usaban para torturar a los prisioneros.

No puedes evitar pensar en todas las películas que has visto sobre el tema y en lo horrible que debió ser. En la entrada tienen expuestos aviones del ejército americano, helicópteros y tanques que se usaron en los 20 años que duró la guerra (1955-1975).

wpid-wp-1447125296959.jpg

Terminamos el día comprando los billetes de autobús que nos llevarían hasta nuestro siguiente destino, a la mañana siguiente.

Hay dos formas de moverte por Vietnam, en bus o en tren. Tienes la opción de comprar un Open Bus Ticket, que te ofertan varias compañías. Son rutas que van de sur a norte, o viceversa, parando en los lugares más populares del país. Luego está la opción de comprar cada trayecto en solitario, y eso fue lo que hicimos nosotros. No nos compensaba el open bus teniendo en cuenta que queremos ir a sitios que no están dentro de la ruta que recorren las principales compañías.

Hay mil agencias de viajes, nosotros elegimos ir a Sinh Tourist, en la calle De Than 246, que tiene muy buenas referencias en internet y es muy de fiar, aunque probablamente haya otras más baratas.

Tras comprar los billetes, fuimos a cenar al Tripwriter bistro. Un sitio recomendado por Trip Advisor, muy bien decorado, con mucho encanto, buena comida y un precio bastante asequible.

Os dejamos con una canción de la banda sonora de Forrest Gump, película de la que nos hemos acordado mucho estando aquí.

 

One thought on “Ho Chi Minh

  1. Pingback: Resumen del Viaje a Vietnam - Blog de Viajes -

Deja un comentario