Dubai

Dejamos el sudesteasiático después de más de cinco meses de viaje para hacer escala en Oriente Medio antes de volver a España. Por cuestiones laborales hemos tenido que partir nuestra vuelta al mundo en dos partes. Dubai sería el último destino de la primera parte del viaje. 

En Filipinas, habíamos encontrado un vuelo tirado de precio, que iba de Manila a Dubai por unos 200 euros. El trayecto, de más de nueve horas con una compañía low cost, no fue muy agradable, pero así es viajar como mochileros. Sobre las doce de la noche estábamos aterrizando en los Emiratos Árabes Unidos, con mucha hambre y totalmente sorprendidos por el cambio de decorado. Se notaba que estábamos en la tierra del petróleo. Mucho lujo, trajes blancos impolutos para los señores y negros para las mujeres.

Un taxi hasta el centro nos iba a salir bastante caro, pero por suerte, teníamos unos amigos viviendo en la ciudad que vinieron a buscarnos al aeropuerto.  Un consejo, el alcohol el Dubai es carísimo, así que todo el mundo aprovecha el duty free del aeropuerto para comprar.  Haced lo mismo si queréis beber. Está justo después del control de pasaportes. Nosotros pillamos cervezas para los días que nos esperaban allí.

Estábamos deseando encontrarnos con nuestros amigos y charlar de nuestras aventuras. Así que salimos pitando de la terminal 3,  pero al salir a la calle nos llevamos la primera sorpresa de Dubai, ¡hacía un frío que pelaba! ¿Cómo podía ser aquello? Llevábamos mas de medio año de verano absoluto y de repente sentimos el frío en el cuerpo, en un país que está en medio del desierto. Por mucho que viajes, hay muchas cosas que te siguen sorprendiendo, y te llevas un ¡zas! en toda la cara cuando menos te lo esperas.

wp-1458128858772.jpg

Leer más →